Demografía de La Cumbre

La Cumbre

Demografía de La Cumbre

“La Cumbre No es un caso típico.”

La población de La Cumbre ha crecido en forma gradual a lo largo del siglo, lo que le permite mantener estructuras equilibradas para su proyección al futuro.

De acuerdo al Censo Nacional efectuado en el 2001, la población de La Cumbre, ascendía a 7.239 habitantes (3.425 varones y 3.814 mujeres).

La tasa anual media de crecimiento en el período 1980 - 1991 fue de 6,9 y en el lapso de 1991 - 2001 subió a 9,7 (Esta tasa expresa el ritmo de crecimiento en promedio anual por cada mil habitantes).

En cuanto a la posición en el contexto provincial de acuerdo a su población está ubicada en el lugar Nº 49. La densidad poblacional de La Cumbre es de 20,7 habitantes por kilómetro cuadrado.

Datos censales de población durante el siglo XX

  • 1914: 850 habitantes (aproximadamente) -
  • 1947: 3.968 habitantes -
  • 1960: 4.768 habitantes -
  • 1970: 5.725 habitantes -
  • 1980: 6.076 habitantes -
  • 1991: 6.536 habitantes -
  • 2001: 7.239 habitantes.

Según el censo provincial realizado durante diciembre de 2008:

El Valle de Punilla tiene una población total de 163.045 habitantes entre comunas y zonas rurales, de estos 6.637 son los registrados en La Cumbre.

Surgen las preguntas: Menos habitantes que en el 2001? - Porqué?

Contra toda tendencia esperable, la población ha decrecido (a menos que los datos registrados por los entes gubernamentales sean incorrectos), no resulta dificil explicar que esto así sea:

Una comunidad pequeña y conservadora, en donde casi toda la actividad económica apunta al turismo, sin que existan mayormente otras propuestas laborales. Una Cumbre donde el nivel educacional es definitivamente pobre, donde los jóvenes no quieren quedarse para hacer un futuro. No podemos llamarlo un éxodo pero está muy cerca. Vienen a asentarse a La Cumbre personas / familias con proyectos propios, en busca de una mejor calidad de vida, adecuado para personas adultas, que ya están de vuelta y quieren otra cosa y no la locura de la ciudad, pero para sus hijos así como para los de los locales, no hay perspectivas adecuadas. Para acceder a la Universidad deben necesariamente instalarse en algún lugar donde existan centros de estudio terciarios. La mayor parte de quienes pueden optar por el estudio escoge la ciudad de Córdoba. Para los demás queda el empleo en la localidad con su pobrísima perspectiva de desarrollo personal, y como eso resulta obviamente inaceptable para cualquiera, la alternativa es emigrar. Gran cantidad de jóvenes han optado por buscar fuera del país, algunos de ellos vuelven después de unos años, otros no. Otros buscan su vida en las demás ciudades del país, y aunque en el futuro, cuando ya se hayan armado adecuadamente, es probable que deseen volver a su terruño, por el momento son bajas para los censos. Amén de familias enteras que habiendo escogido La Cumbre para vivir debieron luego sacrificar sus sueños en favor de una solución más realista.

La información para esta nota fue tomada del boletín ofical de Córdoba pubicación del 10 de marzo de 2009.

Los británicos en La Cumbre

De acuerdo a un trabajo de investigación histórica realizado por el Pbro. Dr. José María Fontán Gamarra, miembro correspondiente por Buenos Aires de la Junta de Historia local, la presencia de una nutrida comunidad británica en la localidad de La Cumbre permanece hasta nuestros días. El momento álgido de su crecimiento se sitúa entre 1900 y 1940. Esta presencia sajona en las Sierras de Córdoba, se debe principalmente a la construcción del ferrocarril Córdoba a Cruz del Eje, cuya terminación es del año 1892. El mismo nombre de La Cumbre hace referencia a los británicos, pues se trata de un dato topográfico en un plano ferroviario.

En efecto, la actual localidad es la cota más elevada de altitud en todo el valle de Punilla, incluso más alta que Capilla del Monte. El exiguo pueblo existente se llamaba San Gerónimo, y poco después de la inauguración del tren, ya en el año 1900, fue cambiado por La Cumbre, mediante un decreto del Ministerio de Gobierno.

Estación del Ferrocarril
Estación del Ferrocarril

Británicos fueron los ingenieros, la empresa constructora, la maquinaria, muchos técnicos venidos de Gran Bretaña e incluso el capital. Era un tren de trocha angosta con un recorrido de 153 Km a lo largo de un paisaje pintoresco de estrechos desfiladeros, montañas abruptas y puentes de hierro cabalgando sobre ríos. El 20 de julio de 1909 se transfirió - antes de lo previsto - la propiedad de este ferrocarril a la Nación Argentina. Muchos de los británicos que trabajaban en el mismo, como técnicos o simples ferroviarios, debieron optar por marchar a su país de origen o quedarse en Argentina.

Aquerenciados por la belleza y el sosiego del lugar, hubo bastantes que permanecieron en La Cumbre y alrededores. Algunos ayudados por subsidios y pensiones del gobierno británico. Todos gracias a una gran disciplina y austeridad que los caracteriza, lograron salir adelante. Los que se afincaron no fueron peones sino patrones.

En La Cumbre y localidades aledañas hubo varios que se dedicaron a la hotelería. Enseguida compraron propiedades que estaban en manos de criollos y algunos pocos comerciantes italianos y españoles de reciente migración.
La mayoría continuaron con sus costumbres e idioma y lentamente se argentinizaron. Conservaron su identidad original y se mantuvieron al margen de la vida política local y nacional. Ha sido también frecuente en los comienzos, un cierto flujo de ingleses atraídos a este plácido lugar serrano desde otras partes de la Argentina.

En el censo provincial de Córdoba del año 1895 no aparece anotado como vecino ningún inglés. En toda la provincia de Córdoba, según el censo nacional de 1869 anota tan sólo 465 personas de la colectividad británica. En el censo del año 1914 eran 1107 en toda la provincia, prácticamente la mayoría estaba asentada en un mismo lugar: Fraile Muerto (hoy Bell Ville)

El Registro Electoral Municipal de Extranjeros del año 1939 en La Cumbre sólo registraba 5 ingleses, sobre un total de 99 extranjeros inscriptos.

Ese mismo documento del año 1987 señalaba tan solo tres. Y actualmente en el 2003, se encuentran anotado el mismo número de un total de 15 extranjeros asentados.

Aunque voceros de la comunidad británica en 1992 señalaban que para esa fecha se estimaba en 60 las familias de británicos o descendientes de ellos radicados en la zona que comprende La Cumbre, Cruz Chica, Cruz Grande y Los Cocos.

Bob & Jane Thurn
Bob & Jane Thurn
Fundadores del Colegio San Pablo en Cruz Grande
Bob vino a Argentina contratado por el colegio San Andrés de la prov. de Bs. As. en el año 1950, una vez finalizado su contrato fundó la escuela San Pablo (St. Pauls).

Fue nombrado Ciudadano Ilustre de La Cumbre en diciembre de 2007.

Estos guarismos indican que la colectividad británica constituye un caso muy singular dentro del proceso inmigratorio argentino. No fue excesivamente numerosa. Como consecuencia, no constituye el grueso de la mano de obra para las actividades productivas del país. Sin embargo. A pesar de su reducido número. Ejerció una influencia superior a las restantes colectividades extranjeras, debido a que fue la que más inversiones realizaron en todos los campos. 

Celebran la coronación del Isabel II

De acuerdo a las crónicas periodistas de la época “la numerosa comunidad británica residente en La Cumbre, Cruz Chica, Cruz Grande y Los Cocos, celebraron dignamente la coronación de Isabel II”, ceremonia que se había llevado a cabo en la abadía de Westminster (Gran Bretaña) el 2 de junio de 1953.

Los fastos en esta localidad serrana se concretaron el domingo 7 de ese mes,  en el hotel Reydon, con un refrigerio; concurriendo especialmente invitados autoridades locales y “un núcleo de caracterizados vecinos”.

En esa ocasión el señor John Pearson, presidente de los residentes ingleses y representante del Cónsul inglés, al ofrecer la demostración expresaba “en este día de tan feliz acontecimiento con motivo de la coronación de su Majestad la reina Elizabeth de Gran Bretaña, nosotros los residentes locales de la comunidad británica nos sentimos complacidos en reunirnos en este salón con nuestros amigos de este grande, generoso y hospitalario país que es la república Argentina. Quiero agradecer a todos ustedes en nombre de la comunidad británica y en el mío propio la gentileza de vuestra gratísima presencia y les pido levantemos nuestras copas en un brindis por la ventura personal del presidente de los argentinos general Perón, por la grandeza de nuestros países y porque los vínculos de amistad entre los mismos sean cada día más estrechos e indestructibles”.

Un total de veinticinco residentes ingleses rindieron honores a la nueva Reina y luego del refrigerio entonaron una canción inglesa.

Se destaca que retribuyendo esta cortesía las autoridades locales ofrecieron un almuerzo en el Palace Hotel. Comida que transcurrió en un ambiente de camaradería para luego cerrar con la palabra de Enrique Favilla y Alberto Villalba. Este último puso énfasis en la importancia de los lazos de amistad británicos – argentinos. El ágape estuvo presidido por el delegado municipal Julián Esper y contó con la participación de 18 representantes de diferentes entidades oficiales y privadas.

Fuentes del artículo:

  • Los británicos en La Cumbre. Pbro. José María Fontán Gamarra.
  • Investigación Histórica sobre datos de archivos y censales. Francisco Capdevila
  • Boletín Oficial Córdoba
  • Civitas-La Cumbre - página no existente hoy en día en Internet
  • AlaCumbre.com

 

 

Enviar a un amigo

Tu e-mail:
El e-mail de tu amigo: