Entidades del Reino Unido honraron a Frances Evans por su obra: Giros del Destino

Presentaciones

Entidades del Reino Unido honraron a Frances Evans por su obra: Giros del Destino

Cultura: Presentaciones
La Cumbre 11/02/2011 08:44 enviado por webmaster
Entidades del Reino Unido honraron a Frances Evans por su obra: Giros del Destino

Frances Evans, autora del libro “Giros del Destino” recibió en La Cumbre las congratulaciones y medallas conmemorativas de organizaciones del Reino Unido que representan a ex prisioneros de guerra, también de asociaciones de marinos irlandeses, entidades amadrinadas por la Princesa de Ana de Inglaterra y recibió también mensajes del Alcalde de Dublín.

El emotivo acto contó con la visita de honorables irlandeses que viajaron del antiguo continente para respaldar la presentación de este texto de contenido histórico, algunos fueron testigos del fusilamiento del padre de la autora, tripulante del barco “Afric Star”. 
 
Una historia unica y veridica de supervivencia durante y despues de la Segunda Guerra Mundial; Escrita en ingles por la primera beba inglesa nacida en una prisión de guerra alemana. 

 

“Cuando estaba escribiendo el libro se quebré muchas veces, pensé que no podría continuar, pero estaba mi esposo que me decía que descanse y luego siga… así lo hice…• y hoy tenemos la posibilidad de acceder al conocimiento de un milagro… historia de Frances Evans Giros del Destino” escrita para honrar a sus padres.

Un 2011 lleno de satisfacciones ha comenzado para Frances. La publicación de su libro, la presentación, donde se dieron situaciones sumamente emotivas, el encuentro con amigas que no se veían desde 1966, que llegaron al acto y le dieron la sorpresa. Llegaron desde Irlanda amigos para acompañarla en la presentación de su obra, uno de ellos testigo del fusilamiento de su padre… Un poco antes, el encuentro de de una caja, entre las pertenencias de su madre, de una caja llena de cartas escritas por ella desde la prisión, en Alemania, a su madre que vivía en Rosario. Todo se fue acomodando para la gran decisión: escribir esta fascinante historia de vida. El trabajo comenzó el 7 de junio del 2010 y terminó a fines de septiembre del mismo año. Un término muy breve para una obra con tanto contenido… “yo tenía la historia muy presente, mi madre toda la vida me habló de esto, así que yo lo tengo muy muy presente,.. Mamá jamás pudo sobreponerse al dolor de perder a su esposo, hasta el día en que murió, habló de él, entonces a un padre ausente, yo lo tenía muy presente...” Ella cuando tenía ochenta y nueve años. Hizo una especie de resumen, que está copiado en partes en el libro.

Frances no recuerda nada de su vida como prisionera, pero sus miedos y otras afecciones, las atribuye a lo vivido en esa primera infancia y a las situaciones que pasó su madre durante el embarazo… Ella le contaba a Frances que “durante los ataques aéreos, los prisioneros eran conducidos a los sótanos del edificio, donde se encontraban los enfermos psiquiátricos más graves encerrados en celdas… ellos quería tomar a la beba Frances, y la mamá la protegía aferrándola muy fuerte contra su pecho…eso era terrible, bajar a ese lugar era espantoso.” En dos años la autora del libro y su madre pasaron por diez prisiones alemanas, en condiciones atroces…“ Es un verdadero milagro que hoy esta historia pueda ser contada por ella, que ella haya podido nacer en esos lugares y que las dos hayan sobrevivido…”Fortaleza Silenciosa” es el título de la obra en inglés, para nosotros “Giros del Destino”

En el afiche que anunciaba la presentación del libro estaba impresa una frase que nos intrigó, por eso preguntamos qué significa “Me pregunto si llegará.”. La autora del libro nos cuenta “en la portada del libro figura una fotografía donde están los padres de Frances, es el momento en que estaban por embarcarse. El papá mira hacia delante, conde está el barco en el que ellos estaban a punto de viajar, y en ese instante el pronuncia la premonitoria frase… el barco nunca llegó, fue hundido en alta mar y los pasajeros y tripulantes son tomados prisioneros… allí se origina esta historia… El papá de Frances es fusilado allí y muere sin conocer que su hija estaba en camino…

El libro tiene dos presentaciones, en español y en inglés, pero todavía no están a la venta, recién la semana que viene llegarán, desde la imprenta y en principio se podrán conseguir en la librería de Gerónimo y en un kiosco de revistas de la calle Rivadavia.

Una historia fascinante, un mensaje de esperanza, el testimonio de un milagro vivo. Una obra que no debe faltar en la biblioteca. Escrito por una persona dotada de una extremada sencillez y una profunda sensibilidad, que vive y camina entre nosotros…

 

  

“PUEDO PERDONAR, PERO NUNCA PODRE OLVIDAR”

El Coraje de una Mujer

En memoria de Henrietta (Joan) Evans
por Frances Evans Bengtsson MBE

Hacia fines del año 2009 retiré de un alhajero una pequeña placa de metal. Se trataba de la identificación de prisionera de mi madre, que tenía que llevar puesta siempre en la última prisión de guerra a la que fue llevada en 1941, luego de pasar por unas diez cárceles tanto en la Francia ocupada como en Alemania. La prisión era Liebenau en Ravensburg, Alemania, adonde dió a luz al “primer bebé británico nacido en una prisión de guerra nazi” – o sea, yo (*). Decidí que era hora que la placa volviera a ver la luz del día y que la colocara en un marco junto a algunas fotografías de mis padres y a un breve itinerario manuscrito con la secuencia de hechos que comenzó en Buenos Aires cuando se embarcaron en el barco de trágico destino “Afric Star” en enero de 1941, el hundimiento por el buque corsario alemán “Kormoran”, la transferencia a otros dos barcos alemanes – primero el “Nordmark” y luego el “Portland” en el que mataron a mi padre al llegar a Burdeos. En ese momento, mis padres no tenían la menor idea que yo venía en camino.

Misteriosamente, desde el momento en que saqué la placa de su escondite, la secuencia de hechos en mi propia vida – en lo que respecta a todo este episodio – ha sido tan increíble que me encuentro inmersa en los descubrimientos mas asombrosos, emocionalmente movilizadores, hermosos y que hasta me han quitado el aliento.

Todo comenzó con un email de Tim Lough (**) de fecha 20 de marzo de 2010 mencionando la visita de Peter Mulvany, Presidente de la Asociación de Parientes de Marinos Irlandeses, con motivo de la colocación de coronas tanto en el cementerio británico, cuanto el alemán y en el Cenotafio por los caídos de Malvinas en la Plaza San Martin. Ese mismo día recibí un email desde Dublin. El mismo Peter Mulvany me escribió diciendo que a través de Tim se había enterado que mis padres habían sido tomados prisioneros por los alemanes luego del hundimiento del “Afric Star” y diciendome que su buen amigo Harry Callan – también de Dublin, quien tiene ahora 87 años y sufre de una semi-ceguera – fue en su momento miembro de la tripulación del “Afric Star” y recordaba muy bien a mis padres. Por medio de emails subsiguientes me pude enterar que Harry estuvo al lado de mi padre en el momento en que los alemanes abrieron fuego matando tanto a mi padre (de 27 años) cuanto a un miembro de la tripulación del “Afric Star” – Arthur Freeman (de 23 años). Harry recuerda absolutamente todo. Al igual que mi madre, de ahí en mas, luego de llegar a Burdeos pasó por los horrores de los campos de concentración nazis.

Fue este el comienzo de un constante intercambio de emails entre Peter y yo. Por internet, había conocido a dos de los hombres mas bondadosos del mundo. Peter fue a visitar a Harry y le dijo de mi existencia y Harry me envió un mensaje de audio a través del teléfono de Peter con introducción por parte de Peter, quien luego me mandó todo a través de email. La conmoción y la emoción causada por este descubrimiento fue inmensa. Peter y Harry se encontraban planeando una visita a Alemania por parte de Harry, para visitar el Campo de Guerra XB de Sandbostel, la prisión de Marinos Mercantes de MILAG Nord y Bremen Farge, el Campo de Trabajos Forzosos. En todos estos lugares había estado prisionero. La fecha coincidía con el 65º aniversario de la liberación de Milag Nord. Como habían establecido contacto conmigo, gracias al vínculo a través de Tim, decidieron que la visita de Harry también incluiría un homenaje en el Cementerio St.Bris en Villenave d´Ornon, Burdeos adonde se hallan sepultados mi padre y Arthur Freeman. Peter acompañó a Harry. La partida coincidió con la nube de cenizas proveniente de Islandia lo que los obligó a cancelar los vuelos y a viajar por barco hasta Cherburgo en Francia y de allí en auto hasta Burdeos. Una vez en el cementerio Harry colocó sobre la tumba de mi padre una cruz de amapolas con el mensaje que a pedido de Peter había mandado yo: “Al héroe de toda mi vida, el padre que nunca conocí = Frank William Jacob Evans = de su hija Frances”. Además colocó dos pequeñas cruces en memoria de mi madre y de Sheilagh Jagoe, ambas sobrevivientes de las prisiones de guerra. También colocó una cruz de amapolas en la tumba de Arthur Freeman. Esta ceremonia fue el primer y único homenaje en memoria de mi padre y de Arthur Freeman. Ni bien regresaron, Peter me envió un DVD con la grabación de todo lo que había acontecido durante lo que fue el “Regreso de un Héroe - Un Viaje Recordativo”. Puedo decir con toda honestidad que es el DVD mas emotivo que jamás he visto, y tiene un enorme significado para mí. No podía ni respirar mientras miraba a Harry y Peter en posición de firmes haciendo la venia honrando a mi padre y a Arthur Freeman. Sus palabras me son muy conocidas: “Ellos no envejecerán como envejecemos los que quedamos. La edad no les traerá cansancio ni los años los condenarán. Al ponerse el sol y por la mañana nosotros los recordaremos”.

Mientras Harry y Peter hacían su Viaje Recordatorio, mi esposo Walter se encontraba un día buscando cosas para la Feria Sobre Ruedas de La Cumbre y encontró un portafolios muy conocido por mí que contenía los equipos fotográficos de mi padre, cuyo hobby era la fotografía. Allí también encontró una caja de cartón algo mas pequeña que una caja de zapatos. Adentro había cartas dirigidas a mi abuela materna. Entre varias escritas por mis primas cuando eran niñas había otras .... cartas escritas en la letra que me es tan familiar ... cartas escritas por mi madre desde la prisión de guerra de Liebenau, Ravensburg en Alemania. La prisión que era, y sigue siendo, un enorme instituto psiquiátrico. El instituto adonde Hitler había ordenado el exterminio de mas de 500 pacientes para poder ubicar a las prisioneras. También hay algunas cartas escritas por otras prisioneras - Sheila Jagoe, quien viajó con mis padres en el “Afric Star” y luego se convirtió en mi madrina en la prisión , un par de cartas de otra prisionera - la Sra Whiltshire - y una o dos escritas por la madre de Sheilagh, desde Inglaterra. Yo no tenía idea de la existencia de estas cartas. El descubrimiento me dejó sin habla.

He leído cada carta minuciosamente y estoy clasificándolas a todas. Enviaré las cartas de Sheilagh y la Sra.Jagoe a Caroline, la hija de Sheilagh, a quien conocí hace unos años cuando visitó este país con su esposo. Mis primas recibirán las que les corresponden. Mientras que las cartas de mi madre son para mí el tesoro mas preciado que pudiera haber encontrado. Recién cuando llegaron a Liebenau, dejando atrás todas las terribles cárceles y calabozos, fue que les permitieron escribir pero sin garantía alguna. De hecho, mi madre pregunta una y otra vez en todas sus cartas si mi abuela las está recibiendo ya que ella no recibe contestación. Cuando yo era niña recuerdo que mi madre me mostró un manojo de cartas recibidas por ella pero estaban tan marcadas en negro por la censura, que las frases no tenían sentido alguno. Así que mi madre escribió la cantidad permitida de cartas. Su letra era casi microscópica para poder escribir lo máximo posible en las veinticuatro líneas permitidas. Es obvio que tenía muchísimo cuidado con el contenido de las mismas. Nunca menciona los sótanos oscuros, los pobres enfermos mentales encerrados en calabozos en esos sótanos, que sacaban los brazos a través de los barrotes tratando de agarrarla, nunca menciona la tortura psicológica y nunca se queja. Sus primeras cartas muestran claramente la terrible desesperación, soledad y desolación por la muerte de mi padre. Hasta menciona “terminar con todo porque no me puedo imaginar una vida sin Frank”. Pero no soportaba que la gente le tuviera lástima. Era importante para ella mostrar fuerza en la adversidad. Con el tiempo se nota que lo que mas le importa es que sus padres no se preocupen por ella y dice una y otra vez que está bien. Absolutamente en todas las cartas pregunta por el fox terrier cachorro que mi padre le había regalado. “Chips” había sido dejado en casa de mis abuelos. Y así sigue, escribiendo sus veinticuatro líneas, comentando como está usando el piolín de los paquetes de la Cruz Roja para tejer cualquier cosa, como se ha hecho un estante de una caja de la Cruz Roja – siempre tratando de mantener ocupadas las manos y la mente. Yo, como hija, veo la desesperación detrás de sus valientes palabras.

Y de golpe descubre que lo que ella pensaba que era producto del shock, era en realidad un bebé que venía en camino. Con el descubrimiento vuelve el deseo de vivir. Su vida se llena de esperanza. Empieza a hablar de un posible futuro con su bebé, de la libertad que añoraba con desesperación. Menciona como oraba para que su bebé tuviera un destino mejor que el que le había tocado vivir a ella. Si era un varón se llamaría igual que su padre (Frank William Jacob), si era una niña se llamaría Frances Winifred Joan, con las mismas iniciales que su padre. Y comenzó a tejer ropa de bebé con lo que tuviera a su alcance. Cuando la Cruz Roja se enteró del bebé que venía en camino, fueron maravillosos en mandarle materiales en preparación del nacimiento.

Casi la pierdo cuando nací en el hospital de la prisión. La mala alimentación y los meses de horror que le habían tocado vivir se cobraron su cuota. Luego de un trabajo de parto de 17 horas me sacaron con forceps. Nací casi dos meses después de la fecha prevista. Desde ese momento su vida giró solo en torno a mí ...... aún hasta su muerte en La Cumbre el 15 de febrero de 2005, a los 92 años.

Había pensado copiar párrafos de sus cartas – son tan interesantes. Pero son demasiado íntimas. A ella no le hubiera gustado que yo las publique. Estas cartas han dado aún mas peso a lo que siempre sentí – que mi madre fue una persona excepcionalmente dulce y amable con un gran coraje. No mereció los horrores que le tocó vivir, pero los soportó valientemente en su forma de ser tímida, callada y de bajo perfil. Ella siempre me decía que yo tenía que aprender a perdonar. “Puedo perdonar, pero nunca podré olvidar” siempre fueron sus palabras y yo debo admitir que me ha sido dificilísimo aceptarlas.

Estos hechos han transcurrido en los últimos dos meses y medio. Una mera coincidencia? ....... o es que todo esto me ha sido enviado con un propósito especial? Creo que ahora sé la respuesta.

23 de mayo de 2010

(*) Referencia anterior: “The Story” por Ronnie Briant MBE, Abril 2004 y números subsiguientes de “The Bulletin”.

(**) Amigo, residente en Buenos Aires y miembro de la Legión Real Británica de Veteranos de Guerra.

 

 Video: Ceremonia conmemorativa - Frank Evans - Burdeos, Francia - abril de 2010. ver video en youtube 

 Fuentes:

 

 

 

4032 lecturas

Enviar a un amigo

Tu e-mail:
El e-mail de tu amigo:
 

Febrero / 2011

Calendario de Notas para el mes de Febrero
D L M M J V S
« Enero   Marzo »
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28